• LOGIN
  • No hay productos en el carrito.

¿Es rentable emprender en agencias digitales?

Sé una agencia digital eficiente

Te recomiendo leer: ¿Cómo explorar, expresar y expandir tus habilidades?

Este post caerá pesado a algunos, es probable que piensen que soy negativo, antipático o que ofendo con mi contenido. Puede ser, el hecho es que no es tan triste la verdad, lo que no tiene es remedio, como canta Joan Manuel Serrat.

Honestamente solo trato de aportar, sobre todo desde la perspectiva de alguien que conoce la era analógica y digital, además que experimentó la montaña rusa de emprender en ambas.

Vamos por partes…

Emprender es complicado, así sea para vender sánduches de mortadela, de modo que el mero hecho de tener una idea y trabajar duro para sacarla adelante ya es todo un logro.

Lo ideal es que sea rentable y autosostenible. El hecho es que las cifras dicen todo lo contrario, pues solo dos de cada mil emprendimientos cruzan el umbral de los dos años de vida, y no es por falta de incubamiento, sino que así mismo es.

-Caso contario tendríamos una mayor sobreoferta de negocios, que por la misma causa fracasarán-.

Los promotores de negocios 4.0 impulsan la idea, retorcida para mí, de que basta con entender ciertos buzzwords para demostrar que estás sintonizado con lo que pasa, y por lo tanto, para sacar un pedazo de ese pastel digital. ¡Nada más alejado de la realidad!

Es parte de la ley natural del libre mercado que donde no hay barreras de entrada cualquiera puede ver qué hacer en un escenario donde todo es posible, donde se puede correr en cualquier dirección porque todo es pampa.

En tal sentido, al no disponer de grandes requisitos, o de requisitos en sí mismos, cualquiera que haya visto un video de cómo hacer una página web en YouTube se siente capacitado para poner una agencia digital para asesorar a otras empresas -que ni siquiera han visto ese video- a hacer páginas web.

El punto es que la mayoría de las personas que entraron a la industria digital en Ecuador, apenas concebida, más o menos en 2008-2010 ya no están, fundamentalmente porque de un momento a otro entraron cientos de partícipes cobrando precios ridículos que nadie pudo aguantar tremendo embate.

Con esa avalancha de improvisados que pedían $100 por página web y $150 por Social Media Management al mes, no solo quebraron emprendimientos formales sino que mataron a una industria no nacida aún.

Y como si fuera poco, hay que agregar a los bribones que engatuzaron a empresas que terminaron en quiebra por seguir consejos que eso sí, ganaron premios, pero para sus agencias.

Esta gente desprestigió al resto de partícipes y generó desconfianza en la era 4.0, hasta hoy.

Emprender en agencias digitales en una industria en ciernes, donde hay sobreoferta de todo, no es rentable. Para nada.

El problema no es la falta de oportunidades sino el desconocimiento en la materia y la desconfianza por la falta de resultados, entiéndase ventas.

Hoy por hoy lo que sí es rentable es trabajar por resultados, es decir, hacer performance marketing, así todos ganan, la agencia y el cliente.

Ojo, la inversión la pone el cliente, la agencia es el socio que hace que las cosas que son su responsabilidad, pasen. Las agencias no son Houdini ni el Mago de Oz.

El mundo digital es un ecosistema complejo, que requiere de mucho trabajo, experiencia, conocimiento y formalidad, no es solo de ponerse guapo o guapa para la premiación, o peor, enfocarse en la publicidad online con campañas creativas que miden su impacto por los Likes y no por hacer sonar la caja registradora.

Una agencia digital eficiente es la que sabe que cuenta con gente de vanguardia y no solo creativos o creativas con pelo verde, tatuajes o piercings en todo el cuerpo.

Los emprendedores de verdad, los que tienen los pies sobre la tierra saben que no pueden confiar en gente que se presenta andrajosa o «rara» para demostrar que tienen talento.

En lo personal no es que tenga nada en contra de gente extravagante, el hecho es que he conocido a muchas personas altamente capaces que se visten, andan y trabajan como cualquier otra, se cepillan los dientes, usan desodorante, calcetines, o, se pintan las uñas, cuidan sus manos y se perfuman.

Las agencias digitales de éxito son las que se enfocan en resultados financieros como efecto de una estrategia lógica, sensata, proactiva y ganandora.

Por cierto, es una con fuertes componentes cuantitativos, términos heréticos para gente que se acostumbró a ganar premios por hacer diseños o videos llamativos, pero que no vendió nada.

Los negocios son negocios, funcionan con dinero, no con Likes, Shares o Comments; en tal sentido, únicamente serán rentables si ganan algo de lo que promueven, y no solo están esperanzados al fee mensual, o a cobrar por cada arte o foto retocada.

Las agencias digitales de verdad le apuestan al variable, porque saben que ahí está el negocio y la sostenibilidad. Las agencias digitales deben ser agencias de negocios, facilitadores de obtención de dinero.

Las agencias digitales altamente productivas mantienen sus costos fijos lo más bajo posible, pues saben que la eficiencia se la maneja por proyectos con ingresos variables, ahí se construyen equipos de alto desempeño. En la comodidad del sueldo fijo se consolidan únicamente burócratas creativos.

El modus operandi de las agencias tradicionales se extinguió como los T-Rex cuando los medios dejaron de tener el impacto de antes, y, cuando se dieron cuenta que Google y Facebook no dan ni las gracias por invertir en sus Ads.

Ahora sí toca trabajar, pero a un nivel más alto.

En estos escenarios la palabra clave es Performance. Si no se la toma en cuenta, no pasará nada. En Performance está la veta de oro.

Post escrito por: Carlos Jurado Peralta

enero 21, 2020

0 responses on "¿Es rentable emprender en agencias digitales?"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X